Inicio / ESPECTACULOS / Soda Stereo-Cirque du Soleil: emoción y potencia en modo 360°

Soda Stereo-Cirque du Soleil: emoción y potencia en modo 360°

“Sép7imo Día-No Descansaré” reestrenó en el Luna Park con un show en el que el Cirque du Soleil cambia la piel para revivir el legado de Gustavo Cerati y compañía.

El ambiente al ingresar al Luna Park en la noche del jueves 30 de agosto para ver el reestreno de “Sép7imo Día-No Descansaré” -el espectáculo inspirado en la obra de Soda Stereo- se presentaba diferente de inmediato a los shows anteriores encarados por el Cirque du Soleil. Por primera vez en el historial de 40 obras de la compañía canadiense, el “campo de pie” se transforma en una extensión fundamental del escenario.

Apenas uno llega al campo, denominado causalmente “Fan Zone”, un grupo de asistentes llamados “ángeles eléctricos” les pide a los espectadores que sigan sus instrucciones durante el espectáculo y les advierten que se moverán de lugar con frecuencia durante el mismo. La hora y media de show posterior les daría la razón con creces.

Una tropa de 36 bailarines, acróbatas, cantantes y payasos le da vida a un collage frenético que, sin pretensiones deliberadamente ampulosas, se constituye acertadamente como un espacio de reencuentro entre la mayoría de las grandes canciones de la banda con sus fanáticos: una especie de disco de grandes éxitos amplificado en altísima definición de imagen y sonido.

El espectáculo comienza con un joven encerrado en una jaula. Unos auriculares caen del cielo y el inconfundible riff de “En el séptimo día” lo eleva hacia un mundo de colores, fantasías y música. A partir de allí, lo que prevalece es una sucesión de golpes de efecto sostenidos en himnos del trío como “Prófugos”, “En remolinos”, “Cuando pase el temblor” y “Persiana Americana”, entre otros.

Las coreografías, destrezas acrobáticas y el alterado y dinámico uso de los espacios priman sobre una narración que no es del todo consistente. El concepto 360° permite que los espectadores vivan la fantasía de penetrar el “triángulo sagrado” que componían Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti. Gustavo nunca fue un gran contador de historias, sino alguien con un talento incomparable para crear imágenes extraordinarias a partir de pocos elementos poéticos y sonoros.

En algunos actos puntuales confluyen lo mejor del mundo de Soda con el del Cirque du Soleil: la reversión en modo clown del clip de “Sobredosis de TV” y la performance con arena de una artista en vivo de “Un millón de años luz” son dignos de destacar.

El cierre del espectáculo es en estilo musical a todo trapo y con la canción que todos esperan. El público cae en la tentación de saltar y cantar. Aunque sea por algunos momentos, ellos vuelven a sentir que es Cerati quien comanda la fiesta como en las buenas épocas. Zeta y Alberti, que vieron el espectáculo desde la platea, se retiran raudamente sabiendo que la misión ya estaba cumplida. Gracias totales.

Compruebe también

El tremendo golpazo de Jennifer López en un show de Las Vegas

La cantante se emocionó saludando a sus fans y terminó en el piso. El video. …

Murió Al Matthews, el sargento Apone de “Alien 2: el regreso”

Tenía 75 años y fue hallado sin vida en su casa de Alicante, en España. …

Dejanos tu comentario